El cuento de el hada de las ranas y los leones II

El hada de las ranas y los leones II

Parte II

Continua en la parte I

El viaje duró siete años, y durante todo ese tiempo la reina sufrió las torturas de la esperanza, aunque Muffette hizo todo lo posible por consolarla. De hecho, lo más probable es que hubiera muerto si el Hada de los Leones no se hubiera encaprichado de que la niña y su madre fueran a cazar con ella al mundo superior y, a pesar de sus penas, la reina siempre se alegraba de volver a ver el sol.

En cuanto a la pequeña Muffette, a los siete años sus flechas rara vez fallaban su objetivo. Así que, después de todo, los años de espera pasaron más rápido de lo que la reina se había atrevido a esperar. La rana siempre se cuidaba de mantener su dignidad, y nada la habría persuadido de mostrar su rostro en lugares públicos, o incluso a lo largo del camino alto, donde había la posibilidad de encontrarse con alguien.

Pero a veces, cuando la comitiva tenía que cruzar un pequeño arroyo, o pasar por un terreno pantanoso, se daba la orden de detenerse; se arrojaban las ropas finas, se dejaban de lado las bridas, y los saltamontes, las ratas de agua, e incluso la propia rana, pasaban una o dos horas deliciosas jugando en el barro.

Pero al final el final estaba a la vista, y las dificultades se olvidaron en la visión de las torres del palacio del rey; y, una mañana brillante, la cabalgata entró por las puertas con toda la pompa y circunstancia de una embajada real. Y seguramente ningún embajador había causado nunca tanta sensación.

La Jolíe Muse Esculturas y estatuas de jardín de Resina, Decoracion Jardin Exterior,...
  • Regalar - Una maravillosa adición para alegrar su patio trasero, césped, estanque o piscina, o en el interior en los alféizares de las ventanas,...
  • Led solar - Ilumina tu espacio exterior por la noche con esta adorable estatua con caparazón de tortuga y mariposa que emite un cálido resplandor al...
  • Fácil de usar - Simplemente encienda la figurita y déjela en la posición "on" durante el día. El panel solar se cargará en 5-8 horas durante el día y...
Relaxdays Figura de Rana con Corona, Impermeable, Rana tumbada, Decoración, Hierro...
  • Detalles: figurita decorativa de alta calidad hecha de hierro fundido resistente a la corrosión; alto x ancho x fondo de aprox. 8 x 15 x 5,5 cm
  • Decoración de jardín: estatua decorativa de una rana tumbada con una sonrisa y corona dorada
  • Decoración: la ranita es la decoración ideal para el jardín, balcón, terraza o zonas de interior

Puertas y ventanas, incluso los tejados de las casas, se llenaron de gente, cuyos vítores llegaron a los oídos del rey. Sin embargo, no tenía tiempo para ocuparse de estos asuntos, ya que, después de nueve años, había accedido por fin a las súplicas de sus cortesanos, y estaba en vísperas de celebrar su segundo matrimonio.

El corazón de la rana palpitó con fuerza cuando su litera se detuvo ante la escalinata del palacio, e inclinándose hacia delante hizo una seña a su lado a uno de los guardias que se encontraban en su puerta.
«Deseo ver a su Majestad», dijo.

Su Majestad está ocupado y no puede ver a nadie -respondió el soldado-.

«Su Majestad me verá», respondió la rana, fijando su mirada en él; y de alguna manera el hombre se encontró dirigiendo la procesión a lo largo de la galería hacia el Salón de Audiencias, donde el rey estaba sentado rodeado de sus nobles arreglando los vestidos que todos iban a llevar en su ceremonia de matrimonio.

Todos miraron sorprendidos el avance de la comitiva, y más aún cuando la rana dio un salto desde la litera hasta el suelo, y con otro aterrizó en el brazo de la silla de Estado.
«Llego justo a tiempo, señor», comenzó la rana; si hubiera llegado un día más tarde, habrías roto la fe que juraste a la reina hace nueve años.

El Hada del León en mi presencia del león
El Hada del León en mi presencia del león

Su recuerdo me será siempre muy querido -respondió el rey con dulzura, aunque todos los presentes esperaban que reprendiera severamente a la rana por su impertinencia. Pero sabed, Señora Rana, que un rey rara vez puede hacer lo que desea, sino que debe estar obligado por los deseos de sus súbditos. Durante nueve años me he resistido a ellos; ahora ya no puedo hacerlo, y he elegido a la hermosa joven que juega al baile allí.

No puedes casarte con ella, por muy bella que sea, pues la reina, tu esposa, sigue viva y te envía esta carta escrita con su propia sangre -dijo la rana, mostrando el cuadrado del pañuelo mientras hablaba-. Y, además, tienes una hija de casi nueve años, más hermosa que todos los niños del mundo juntos».

Disney Traditions, Figura de Pumba, Timón y Simba de "El Rey León", para coleccionar,...
  • Figura de Disney
  • Patrones inspirados en arte popular con colores llamativos
  • Diseñado por Jim Shore
Rebajas
Disney Traditions, Figura de Simba y Nala del "El Rey León", para coleccionar, Enesco
  • Figura de Disney Traditions
  • Diseñado por Jim Shore
  • Patrones inspirados en el arte folclórico con colores llamativos
Rebajas
Disney Traditions, Figura de Simba y Mufasa de "El Rey León", para coleccionar, Enesco
  • Figurina decorativa de la colección Disney Traditions
  • Diseñada por Jim Shore
  • Arte popular inspirado con colores vivos

El rey se puso pálido al oír estas palabras, y su mano temblaba de tal manera que apenas podía leer lo que la reina había escrito. Entonces besó el pañuelo dos o tres veces y rompió a llorar, y pasaron algunos minutos antes de que pudiera hablar. Cuando por fin encontró la voz, dijo a sus consejeros que el escrito era efectivamente de la reina, y que ahora que tenía la alegría de saber que estaba viva, no podía, por supuesto, seguir adelante con su segundo matrimonio.

Esto, naturalmente, disgustó a los embajadores que habían conducido a la novia a la corte, y uno de ellos le preguntó indignado si pretendía hacer semejante insulto a la princesa por la palabra de una simple rana.
No soy una «simple rana», y te daré una prueba de ello, replicó la pequeña criatura enfadada. Y poniéndose la gorra, gritó Hadas que son mis amigas, venid aquí! Y en un momento se presentó ante ella una multitud de hermosas criaturas, cada una con una corona en la cabeza.

Ciertamente, nadie podría haber adivinado que se trataba de los caracoles, las ratas de agua y los saltamontes entre los que había elegido a su séquito.

Weird Or Wonderful Nemesis Now EVANIA - Figura decorativa grande de hadas y unicornio, 40...
  • Marca Nemesis Now
  • Exquisitamente detallado y pintado a mano.
  • Tamaño: 40 cm
Verde Flor Figurita De Hada, O Sentado En El Árbol Pequeña Estatua Resina Estatuilla...
  • Tamaño:como se muestra
  • Material: Resina ambientalmente amigables, hilo metálico, gasa ,etc.
  • Proceso de Producción: Hechas a mano, pulido, pintado,etc
LIOOBO Adornos de Hadas de Resina Decoración para el Hogar Flor en Miniatura Figuras de...
  • REGALO AGRADABLE - El adorno de hadas es un gran regalo para todos los fanáticos de las hadas.
  • DECORACIÓN ENCANTADORA: la decoración de las hadas tiene un detalle notable con apariencias casi realistas y sus caras y colores encantadores te...
  • ALTA CALIDAD: el hada ángel está hecho de resina de alta calidad y está pintado a mano con detalles excepcionales, lo que hace que cada artículo sea...

A una señal de la rana, las hadas bailaron un ballet, con el que todos quedaron tan encantados que pidieron que se repitiera; pero ahora no eran jóvenes y doncellas las que bailaban, sino flores. Luego éstas se fundieron de nuevo en fuentes, cuyas aguas se entrelazaban y, precipitándose por los lados de la sala, se derramaban en cascada por la escalinata, y formaban un río que encontraba el castillo, con los más hermosos barquitos sobre él, todos pintados y dorados.

Oh, ¡vamos a navegar en ellos! gritó la princesa, que hacía tiempo que había dejado su juego de pelota para ver estas maravillas, y, como estaba empeñada en ello, los embajadores, a los que se les había encargado que no la perdieran de vista, se vieron obligados a ir también, aunque nunca entraban en un barco si podían evitarlo.

Pero en el momento en que ellos y la princesa se sentaron en los mullidos cojines, el río y los barcos desaparecieron, y la princesa y los embajadores también. En su lugar, los caracoles, los saltamontes y las ratas de agua se situaron alrededor de la rana con sus formas naturales.

Tal vez -dijo ella- su Majestad se convenza ahora de que soy un hada y digo la verdad. Por tanto, no perdáis tiempo en poner en orden los asuntos de vuestro reino e id en busca de vuestra esposa. Aquí tenéis un anillo que os admitirá en presencia de la reina, y os permitirá igualmente dirigiros ileso al Hada del León, aunque sea la criatura más terrible que jamás haya existido’.

Para entonces, el rey se había olvidado por completo de la princesa, a la que sólo había elegido para complacer a su pueblo, y estaba tan deseoso de emprender su viaje como la rana lo estaba de partir. Nombró a uno de sus ministros como regente del reino, y le dio a la rana todo lo que su corazón podía desear; y con su anillo en el dedo se alejó hasta las afueras del bosque. Allí desmontó y, ordenando a su caballo que volviera a casa, avanzó a pie.

leafgame Puzzle para Adultos de Madera 1000 Piezas - Gran León Y Hada Juguetes Creativos...
  • CALIDAD DE MADERA NATURAL 🍁 los rompecabezas de 1000 piezas se fabrican con tinta segura a base de soja y tilo 100% reciclado, las piezas duras son...
  • ATENCIÓN AL DETALLE 🍁 Color vibrante para una visión tipo póster, HD impreso por la máquina druck de Heidelberger. Proceso de estampado de...
  • EDUCATIVO Y ENTRETENIMIENTO 🍁 Los juguetes de rompecabezas promueven el desarrollo de habilidades motoras finas, habilidades para resolver problemas y...

Al no tener nada que le guiara sobre dónde podía encontrar la entrada al mundo subterráneo, el rey vagó de aquí para allá durante mucho tiempo, hasta que, un día, mientras descansaba bajo un árbol, una voz le habló.

¿Por qué te molestas tanto por nada, cuando podrías saber lo que quieres saber a cambio de nada? Solo nunca descubrirás el camino que lleva a tu mujer.
Muy asustado, el rey miró a su alrededor. No podía ver nada, y de alguna manera, cuando pensaba en ello, la voz parecía ser parte de él mismo. De pronto, sus ojos se posaron en el anillo y comprendió.

Tonto fui, exclamó, y ¿Cuánto tiempo precioso he perdido? Querido anillo, te ruego que me concedas una visión de mi esposa y de mi hija. Y mientras hablaba, pasó por delante de él una enorme leona, seguida por una dama y una hermosa joven montada en caballos de hadas.

Casi desmayado de alegría, miró tras ellos y luego se hundió temblando en el suelo.

¡Oh, llévame a ellos, llévame a ellos! exclamó. Y el anillo, pidiéndole que se armara de valor, le condujo con seguridad al lúgubre lugar donde su esposa había vivido durante diez años.

Castillo de fantasía de las hadas león
Castillo de fantasía de las hadas león

El Hada de los Leones sabía de antemano que se esperaba su presencia en sus dominios, y ordenó que se construyera un palacio de cristal en medio del lago de azogue; y para dificultar su acceso, lo dejó flotar hacia donde fuera. Inmediatamente después de su regreso de la cacería, donde el rey las había visto, llevó a la reina y a Muffette al palacio, y las puso bajo la vigilancia de los monstruos del lago, que se habían enamorado de la princesa.

Los monstruos eran terriblemente celosos y estaban dispuestos a comerse unos a otros por ella, por lo que aceptaron de buen grado el encargo. Algunos se situaron alrededor del palacio flotante, otros se sentaron junto a la puerta, mientras que los más pequeños y ligeros se encaramaron al techo.

Por supuesto, el rey ignoraba estos preparativos y entró audazmente en el palacio del Hada de los Leones, que le estaba esperando, con su cola azotando furiosamente, pues aún conservaba su forma de león. Con un rugido que hizo temblar las paredes, se lanzó sobre él; pero él estaba atento, y un golpe de su espada le cortó la pata que ella había extendido para matarlo. Ella retrocedió, y con el yelmo aún puesto y el escudo levantado, él le puso el pie en la garganta.

¡Devuélveme a la mujer y al hijo que me has robado -dijo- o no vivirás ni un segundo más!

Pero el hada respondió:
Mira a través de la ventana hacia ese lago y comprueba si está en mi mano dártelas’. Y el rey miró, y a través de las paredes de cristal vio a su mujer y a su hija flotando en el azogue. Ante esa visión, el Hada del León y toda su maldad se olvidaron.

Quitándose el casco, les gritó con todas sus fuerzas. La reina conoció su voz, y ella y Muffette corrieron a la ventana y extendieron sus manos. Entonces el rey juró solemnemente que nunca se iría del lugar sin tomarlas aunque le costara la vida; y lo decía en serio, aunque en ese momento no sabía lo que estaba haciendo.

Pasaron tres años, y el rey no estaba más cerca de conseguir el deseo de su corazón. Había sufrido todas las penurias que pudieran imaginarse: las ortigas habían sido su cama, los frutos silvestres más amargos que la hiel su alimento, mientras que sus días se habían gastado en luchar contra los horribles monstruos que lo mantenían alejado del palacio. No había avanzado ni un solo paso, ni ganado una sola ventaja. Ahora estaba casi desesperado y dispuesto a desafiarlo todo y arrojarse al lago.

Fue en este momento de su más negra miseria cuando, una noche, un dragón que le había observado durante mucho tiempo desde el tejado se arrastró hasta su lado.

Pensabas que el amor vencería todos los obstáculos -dijo-; pues bien, has comprobado que no es así. Pero si me juras por tu corona y tu cetro que me darás una cena de la que nunca me canso, siempre que decida pedirla, te permitiré alcanzar a tu esposa y a tu hija.

¡Ah, qué contento se puso el rey al oírlo! ¿Qué juramento no habría hecho para estrechar a su mujer y a su hijo en sus brazos? Alegremente juró todo lo que el dragón le pidió; luego saltó sobre su espalda, y en otro instante habría sido llevado por las fuertes alas al castillo si los monstruos más cercanos no se hubieran despertado por casualidad y hubieran oído el ruido de la conversación y hubieran nadado hasta la orilla para dar batalla.

La lucha fue larga y dura, y cuando el rey por fin venció a sus enemigos le esperaba otra lucha. A la entrada, gigantescos murciélagos, búhos y cuervos se abalanzaron sobre él por todos lados; pero el dragón tenía dientes y garras, mientras que la reina rompía afilados trozos de vidrio y apuñalaba y cortaba en su ansiedad por ayudar a su marido.

Al final, las horribles criaturas volaron; se oyó un sonido como de trueno, el palacio y los monstruos desaparecieron, mientras que, en el mismo momento -nadie supo cómo- el rey se encontró de pie con su esposa y su hija en el vestíbulo de su propia casa.

El dragón había desaparecido con todos los demás, y durante algunos años no se oyó ni se pensó más en él. Muffette era cada día más hermosa, y a los catorce años los reyes y emperadores de los países vecinos enviaron a pedirle matrimonio para ellos o para sus hijos.

Durante mucho tiempo, la muchacha hizo oídos sordos a todas sus súplicas; pero al final, un joven príncipe de raras dotes tocó su corazón, y aunque el rey le había dejado libertad para elegir el marido que quisiera, secretamente esperaba que, de entre todos los pretendientes, éste fuera su yerno. Así pues, se prometieron un día con gran pompa, y luego con muchas lágrimas, el príncipe partió hacia la corte de su padre, llevando consigo un retrato de Muffette.

Los días pasaron lentamente para Muffette, a pesar de sus valientes esfuerzos por ocuparse y no entristecer a los demás con sus quejas. Una mañana estaba tocando su arpa en la cámara de la reina cuando el rey irrumpió en la habitación y abrazó a su hija con una energía que casi la asustó.

¡Oh, mi niña! mi querida niña! ¿Por qué has nacido?, gritó él, tan pronto como pudo hablar.
¿Está muerto el príncipe?, vaciló Muffette, poniéndose blanca y fría.

No, no; pero… ¡oh, cómo puedo decírselo! Y se hundió en un montón de cojines, mientras su mujer y su hija se arrodillaban a su lado.

Por fin pudo contar su historia, ¡y fue terrible! Acababa de llegar a la corte un enorme gigante, como embajador del dragón por cuya ayuda el rey había rescatado a la reina y a Muffette del palacio de cristal. El dragón había estado muy ocupado durante muchos años, y se había olvidado de la princesa hasta que la noticia de su compromiso llegó a sus oídos. Entonces recordó el trato que había hecho con su padre, y cuanto más oía hablar de Muffette, más seguro estaba de que sería un plato delicioso. Así que había ordenado al gigante que era su sirviente que la trajera de inmediato.

No hay palabras para describir el horror de la reina y de la princesa al escuchar este terrible destino. Corrieron al instante al salón, donde les esperaba el gigante, y arrojándose a sus pies le imploraron que tomara el reino si quería, pero que se apiadara de la princesa. El gigante los miró amablemente, pues no era nada duro de corazón, pero dijo que no tenía poder para hacer nada, y que si la princesa no se iba con él tranquilamente, el dragón vendría en persona.

La felicidad en el reino de las hadas
La felicidad en el reino de las hadas

Pasaron varios días, y el rey y la reina apenas dejaron de suplicar la ayuda del gigante, que para entonces se estaba cansando de esperar.

Sólo hay una manera de ayudaros -dijo por fin-, y es casar a la princesa con mi sobrino, que, además de ser joven y guapo, ha sido entrenado en la magia, y sabrá mantenerla a salvo del dragón.

¡Oh, gracias, gracias! gritaron los padres, estrechando sus grandes manos contra sus pechos. Nos habéis quitado un peso de encima. Ella tendrá la mitad del reino como dote’. Pero Muffette se levantó y los apartó.
No compraré mi vida con la falta de fe -dijo orgullosa- y me iré contigo en este momento a la morada del dragón. Y todas las lágrimas y oraciones de su padre y de su madre no sirvieron para conmoverla.

A la mañana siguiente, pusieron a Muffette en una litera y, custodiados por el gigante y seguidos por el rey y la reina y las llorosas damas de honor, partieron hacia el pie de la montaña donde el dragón tenía su castillo.

El camino, aunque áspero y pedregoso, parecía demasiado corto, y cuando llegaron al lugar señalado por el dragón, el gigante ordenó a los hombres que llevaban la litera que se detuvieran.

Es hora de que te despidas de tu hija -dijo-, porque veo que el dragón se acerca a nosotros.
Era cierto; una nube parecía pasar por encima del sol, pues entre ellos y ella todos pudieron distinguir tenuemente un enorme cuerpo de media milla de largo que se acercaba cada vez más.

Al principio el rey no podía creer que se tratara de la pequeña bestia que había parecido tan amistosa en la orilla del lago de azogue, pero entonces sabía muy poco de nigromancia, y nunca había estudiado el arte de expandir y contraer su cuerpo. Pero era el dragón y no otra cosa, cuyas seis alas lo llevaban hacia adelante tan rápido como podía ser, considerando su gran peso y la longitud de su cola, que tenía cincuenta vueltas y media.

Llegó rápidamente, sí; pero la rana, montada en un galgo y con su gorro en la cabeza, fue más rápida aún. Entró en una habitación donde el príncipe estaba sentado mirando el retrato de su prometida, y le gritó:
¿Qué haces aquí, cuando la vida de la princesa se acerca a su último momento? En el patio encontrarás un caballo verde de tres cabezas y doce pies, y a su lado una espada de dieciocho metros de largo. Apresúrate, no sea que llegues demasiado tarde».

La lucha duró todo el día, y las fuerzas del príncipe estaban casi agotadas, cuando el dragón, creyendo que la victoria estaba ganada, abrió sus fauces para dar un rugido de triunfo. El príncipe vio su oportunidad y, antes de que su enemigo pudiera cerrar la boca de nuevo, hundió su espada en la garganta de su adversario. Hubo un desesperado aferramiento de las garras a la tierra, una lenta flaqueza de las grandes alas, y luego el monstruo rodó sobre su costado y no se movió más. Muffette fue entregada.

Después de esto, todos volvieron al palacio. El matrimonio se celebró al día siguiente, y Muffette y su marido vivieron felices para siempre.

Última actualización el 2021-10-25 / Enlaces de afiliados de Amazon / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar